12
Jul

El diseño editorial que se come de Ikea

Existe un diseño editorial que se come. Se trata de una nueva forma de cocinar propuesta por la tienda de muebles sueca, Ikea, que ya nos sorprendió con sus diseños para colorear. La tienda ha maquetado cuatro platos diferentes en hojas comestibles, para que el cocinero o cocinera solo tenga que colocar los ingredientes en ella, meterlos al horno y tras él disfrutar del plato.

Si quieres ser un auténtico Master Chef, llegar al Top Chef o convertirte en el mejor rival de El Comidista, Ikea te lo pone fácil. El gigante sueco del mobiliario “móntatelo tú mismo” ha diseñado una hoja de papel en la que simplemente hay que colocar los ingredientes de un menú al uso, cocinarlo en el horno tal cual y quedar como un auténtico Arguiñano: “fácil, sencillo y para toda la familia”.

Diseño editorial sin llave Allen

Hace ya más de un lustro que Ikea decidió meterse de lleno en la alimentación, y salvando varias crisis como la de las heces o la equina, los suecos se han lanzado a la cocina, creando un recetario siguiendo su máxima: hazlo tú mismo, eso sí dejando a un lado su llave Allen.

Los diseñadores de Ikea han echado mano del diseño editorial y han maquetado una hoja, llamada “Cook this page” (cocina esta página, para los castizos) en la que aparecen dibujados los ingredientes necesarios para cocinar un plato sugerido. De esta sencilla forma, el cocinillas o la cocinillas de turno solo tiene que colocarlos encima de la hoja, meterlos al horno y voilá: comida lista.

En el diseño de las páginas no se ha dejado nada al azar, y han pensado en los más puntillosos. En la hoja se han incluido las cantidades de sal y especias que son necesarias para que la receta quede “rica, rica y con fundamento”.

Cuatro diseños editoriales diferentes

La tienda de muebles ha maquetado cuatro recetas diferentes en hojas comestibles, con las que crear tu propio menú del día, a saber: salmón a las finas hierbas, cóctel de gambas, raviolis con albóndigas y un postre, pastel de fresas y plátano.

Los primeros en disfrutar de este menú de diseño editorial, cuyos productos se consiguen en la propia tienda, han sido los canadienses. Y de momento los únicos, ya que esta propuesta, no se ha extendido a otros lugares, a pesar del éxito tal y como lo comentaron en su día desde esta la noticia de El Periódico.